Correos y redes sociales: la originalidad marca la diferencia

imagenes_Copia_de_CartelComunicacioncorreo2013_b520d703Hace apenas un rato hablaba por teléfono con un cliente, una persona que necesita de los servicios de una profesional de la comunicación escrita en su trabajo diario, y tenía dicha conversación telefónica -que acabó satisfactoriamente para ambas partes- porque previamente le había enviado un correo electrónico en el que decía lo siguiente: “Estimado xxxx, has vuelto a desaparecer, y si no fuera porque eres de A Coruña, pensaría que eres como el Guadiana”.

No habían pasado ni diez minutos cuando esta persona, con una risa mal disimulada, me llamaba por teléfono, reconocía que hacía días que había tenido que responder a mi último correo electrónico y confirmaba que mi mensaje, original a la par que divertido, había sido más que motivador para que dicha conversación, que estaba pendiente, no se pospusiera ni un minuto más.

Este es el último y uno de las decenas de correos electrónicos que yo, en mi labor profesional, envío a diario, los cuales, dependiendo del contexto, los enfoco con más o menos carga emocional, con mayor o menor seriedad, o con más o menos sentido del humor con el fin de llamar la atención del receptor y así lograr el objetivo: que la comunicación “epistolar” iniciada no se interrumpa.

Las estadísticas dicen que cada persona recibimos en nuestro entorno laboral una media de 125 correos a diario, y lo único que marca la diferencia entre unos y otros, y que va a permitir que el nuestro destaque sobre los demás, es la originalidad, la claridad y la concisión, tanto en el asunto como en el contenido.

imagenes_Copia_de_CartelComunicacionpalabra2013_744d32e9Lo mismo, pero aún peor, ocurre con la información que transita a diario por las redes sociales, que nos llega de forma masiva sin que podamos poner freno a ello. Igualmente, si somos usuarios, a título personal o profesional, de redes sociales debemos tener en cuenta lo que yo he dado en llamar la Regla de las Tres C: los textos tienen que ser claros, correctos y concisos. Y si además somos capaces de poner creatividad y emoción en los mismos, mejor que mejor.

Y esta creatividad, os preguntaréis, ¿se nace con ella o se hace? Yo estoy convencida de que se hace, pues a lo largo de mis cursos, que ya son muchos, de comunicación escrita en los que animo a encontrar la creatividad que todos llevamos dentro, descubro con satisfacción que todo el mundo tiene muchas más cosas que decir de lo que creía.

Es cuestión de motivarnos para comprobar que todos llevamos un “pequeño escritor” dentro, que no ganará premios de literatura, pero que podemos utilizar ese talento recién descubierto para aplicarlo en la comunicación diaria en los correos electrónicos y en las redes sociales. Los receptores lo agradeceremos y responderemos antes y mejor a esa sutil provocacion, a esa broma de buen gusto o a ese texto que nos hace pensar.

Os animo a todos a que vayáis más allá, en el día a día, en vuestra comunicación escrita, a que deis rienda suelta a vuestra imaginación y a que, si creéis que no sois capaces, os apuntéis a algún curso de comunicación escrita para empezar un proceso, que una vez iniciado da muchas satisfacciones.

Próximos cursos de Doris Martínez

Anuncios

2 pensamientos en “Correos y redes sociales: la originalidad marca la diferencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s