A propósito del nuevo año

mafaldaA propósito del nuevo año voy a aprovechar para hacer algunas reflexiones sobre este blog, que se inició allá por el mes de abril del pasado año y al que he tenido descuidado en las últimas semanas, aunque por motivos puramente laborales.

Afortunadamente, son cada vez más las personas que empiezan a comprender el valor de la buena comunicación escrita; el poder que tiene la palabra que queda impresa ya bien sea para ensalzarnos, si hacemos un uso adecuado de ella, o bien para desprestigiarnos, si la utilizamos de forma cicatera e improcedente. Y digo afortunadamente porque los cursos de comunicación escrita que imparto están siendo cada vez más demandados, tanto desde el ámbito empresarial como por parte de las instituciones públicas y de particulares, lo cual me congratula y, de resultas de ello, el trabajo se multiplica.

Aún a riesgo de resultar redundante, no puedo por menos que insistir, una y otra vez, en que la herramienta de comunicación que actualmente nos acerca a los demás, ya bien sea en el trabajo o a título individual, es la escritura, y de cómo nos comuniquemos por escrito así será la imagen que transmitamos. Decía el escritor Francisco Ayala que “cuanto más pobres son las palabras, más pobre es la vida”, y yo añado a ello que si además de pobres, esas palabras están mal utilizadas, no son coherentes, tienen faltas de ortografía o son confusas, nuestra forma de pensar será confusa y descuidada.

Igual que cuidamos nuestro aspecto físico, de la misma forma que al empezar cada año nos hacemos firmes propósitos de dejar de fumar, de hacer más deporte, de destinar más tiempo a nuestros amigos, etc., igualmente deberíamos hacernos el firme propósito de cuidar la comunicación escrita, de mimar el canal de información que nos va a mantener unidos, como un cordón umbilical invisible, al resto de nuestros semejantes para contarles quiénes somos, qué hacemos y cómo lo hacemos. Es más fácil activar los buenos hábitos en la escritura que, por ejemplo, dejar de fumar, menos traumático y nos aporta grandísimos beneficios.

Por tanto, a propósito del nuevo año, yo me propongo (valga la redundancia) volver a transmitiros periódicamente, a través de este humilde blog cuyo interés es no más que fomentar la buena escritura, mis conocimientos y mis enseñanzas, y os recuerdo que desde este espacio estoy a vuestra disposición para solventaros cualquier duda que tengáis.

Feliz comunicación escrita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s