Cuaderno de bitácora (miércoles, 2025)

20 de mayo, 2025

Esta mañana Gloria no ha salido a correr. En realidad podría hacerlo si quisiera, pues para eso se había federado en un equipo de atletismo hacía tiempo, pero quiere destinar ese tiempo a la lectura de sus nuevos libros, antes de ponerse a escribir.

Tras el Primer Confinamiento, se puso en marcha lo que dio en llamarse la Desescalada. Un término muy poco afortunado, desde un punto de vista puramente lingüístico, pues nadie había escalado nada, más bien todo contrario, habían encerrado a las personas en sus casas de un día para otro. Aunque aún más absurda, pensó Gloria, fue llamar al tiempo posdesescalada (ufff, le rayaba esta palabra solo con pensarla) “nueva normalidad”. Era tan enrevesada, además de falsa, la afirmación, que se acordó de que una periodista en la radio un día había soltado esta perla: “cuando volvamos a la nueva normalidad…”.

Aquel galimatías de eufemismos no hacía más que complicarlo todo en aquellos momentos de confusión e incertidumbre. Pero una de las ventajas (¿?) del confinamiento, como recordaba Gloria, era que había sacado a las personas de su inercia al sedentarismo.

Antes de la covid-19, se decía que la nueva pandemia del siglo XXI era la obesidad, consecuencia de las malas costumbres de una generación vaga hasta el extremo. Llegó el virus y nadie volvió a hablar de obesidad, a pesar de que se consideraba, en petit comité, una causa importante de riesgo en las personas contagiadas. Pero no puedes encerrar a las personas en sus casas, obligándolas a pasear por el pasillo, y luego reprocharles por ser sedentarias. Recordaba que los anuncios de alimentos en la televisión ponían leyendas del tipo “haz ejercicio”, “sube las escaleras andando” y frases similares. Durante el confinamiento, las habían quitado. Sonaba a burla cruel.

En cualquier caso, con la desescalada y la posibilidad de salir de nuevo a la calle, se había despertado una afición al deporte desmesurada, que si bien dejó en la cuneta a más de uno a poco de empezar, también originó que muchas personas descubrieron que el ejercicio al aire libre era una gran receta contra algunos males, especialmente los psicológicos. Y para regular ese nuevo tráfico de personas andando arriba y abajo en las zonas de tránsito habilitadas al efecto, el Estado decretó los días que podían salir unos u otros en función de la letra de su DNI. Solo las personas federedas podían hacer deporte cualquier día y a cualquier hora.

Una, entre otras muchas, de la causa de que los móviles de los  ciudadanos estuvieran siempre activos era esta. Poder controlar, a través de la aplicación que los aparatos llevaban por defecto y que no se podía desinstalar, quién estaba dónde y cuándo. Al por qué se respondía después en los Centros de Desactivación (otro eufemismo para no llamar a las cosas por su nombre), que se conocían popularmente como los rediles, pues allí conducían a “agitadores y maleantes”.

Una vez más, los recuerdos de Gloria volvían atrás, momentos en los que se enzarzaba consigo misma entre el pasado reciente y el presente, sabiendo que ambas realidades chocaban continuamente.

Gloria había dejado de divagar para centrarse en la lectura de su primer libro, el de María Gainza, cuando le sonó el wasap.

  • ¿Será posible -se preguntó en voz alta- que no haya una mañana que pueda estar tranquila?

Miró el mensaje y se quedó estupefacta: era la última persona que hubiera creído que le escribiera. Habían pasado, ¿cuánto?, dos, tres años desde las últimas noticias.

Dejó el libro a un lado y escribió: “De acuerdo, nos vemos en una hora debajo de mi casa”. ¿Qué querría a estas alturas? Bueno, en un rato la averiguaría.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s