A las niñas nos contaron cuentos que eran mentira

Patito Feo

A las niñas nos contaron cuentos que eran mentira.

El lobo feroz se come a Caperucita Roja, porque el buen cazador está ocupado en “sus cosas”, y nadie salva a la pobre abuelita.

La Cenicienta deja la casa de la mala madrastra para limpiar, lavar y cocinar en la casa del Príncipe Valiente, ¡valiente príncipe!

A la Bella Durmiente más le hubiera valido quedarse en brazos de Morfeo, pues pasa a ser “posesión” del Príncipe Azul, su supuesto salvador.

Ricitos de Oro se come la comida que ella antes había cocinado, duerme en la cama que había hecho y cuida ella sola de los “enanitos”.

Y la Patita Fea se esmera para ser guapa: va a la peluquería, se hace la manicura, va al gimnasio y se compra hermosos vestidos y zapatos de tacón de aguja, pero nunca alcanza a ser el cisne que “los patitos feos” esperan de ella.

A las niñas buenas nos contaron mentiras…

¿Quién puede reprocharnos que ahora nos queramos cargar al lobo feroz; divorciarnos del príncipe valiente; echar de casa al príncipe azul; mandar a los “enanitos” con su padre y clavarle el tacón de aguja a quien se interponga en nuestro camino?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s