El hijo del ferroviario

¿Dónde está el éxito de una empresa como Inditex? ¿Cómo un leonés hijo de familia humilde y nacido en un pequeño pueblo cercano a  la frontera con Asturias –Busdongo de Arbas– pasa a ser una de las mayores fortunas del mundo? Sencillamente, porque Amancio Ortega supo encontrar un espacio en el mundo de la moda que estaba “desierto”, a caballo entre la moda de alta gama y el prêt-à porter, poniendo en valor el concepto de “moda instantánea”, con un cambio constante de las colecciones.

Busdongo de Arbas, León, donde nació Amancio Ortega

Cuando en 1963 Amancio Ortega vendía batas de mujer, entre otras cosas, en una pequeña tienda en la calle San Andrés de A Coruña nada hacía presagiar el ascenso fulgurante del hijo de ferroviario. Sin embargo, la marca Zara va significar un antes y un después en la moda en España en la década de los 70 del pasado siglo.

En 1975 Amancio Ortega y Rosario Mera abren la primera tienda Zara en A Coruña y, acto seguido, empiezan a proliferar las tiendas en España, en el centro de las principales ciudades. Otro de los éxitos del emporio Inditex ha sido la inversión inmobiliaria: normalmente, allá donde se abre una tienda, se compra el local en las zonas de mayor expansión y mayor valor inmobiliario. 

Pero volviendo a la cadena de valor de Zara (vamos a dejar aparte a las otras marcas del grupo), la expansión se produce de forma vertiginosa, y las décadas de los 80 y 90 ya es una marca que cualquier mujer española conoce y que, con toda seguridad, cuenta con alguna prenda en su armario. Zara se convirtió en la ropa de mujer que igual valía “para un roto que para un descosido” (por usar una metáfora del gremio). Tanto su usaba para salir con las amigas una noche cualquiera, como para asistir al día siguiente a una reunión de empresa. Y a un precio asequible a cualquier economía media española.

En la actualidad, el Grupo Inditex es la segunda compañía más grande de distribución de moda en el mundo y su destacada presencia en el mercado internacional ha puesto a Zara, su buque insignia, como una de las marcas más grandes por valoración en la industria. En la estrategia del grupo destacan la innovación tecnológica y un sólido enfoque hacia un modelo de negocio sostenible.

Por el camino se han quedado aquellos insalubres talleres que había en cada pueblo de nuestra España vaciada donde trabajaban las mujeres de la zona para la marca, o la tragedia de los talleres textiles de Bangladesh, donde el hijo del ferroviario fabrica las prendas de ropa que luego lucen las mujeres occidentales. Es verdad que la ya fallecida Rosario Mera creó un centro de ayuda para personas con discapacidad, la Fundación Paideia, con sede en la hermosa plaza María Pita de A Coruña, y que el mismo Ortega ha destinado grandes sumas de dinero a hospitales y otras instituciones sociales: ¿responsabilidad social empresarial?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s