Cuaderno de bitácora del confinamiento (o el caos)

5 de mayo, 2020

¿Es Pedro Sánchez el anticristo? O lo son uno de los dos Pablos, el Iglesias –qué ironía, ser el anticristo y apellidarse iglesias-, o el Casado –otra paradoja, no creo que el anticristo esté “casado”, no se conoce la existencia de una señora anticristo-.

¿O el anticristo es Trump? Hummm, no sé, no sé… Porque para ser el archienemigo, la némesis de Cristo (suponiendo que Cristo sea el héroe y el anticristo el villano) se necesita un poco de inteligencia y algo de astucia, y a Trump le faltan ambas. Por tanto, nada, el presidente estadounidense tan solo adolece de ignorancia, y eso es todo.

Os preguntaréis cuándo me cayó un rayo en la cabeza que me dejó trastornada y ahora me da por estos temas. Creedme, el rayo no me ha caído a mí, sino a todas esas personas que creen que detrás de toda esta crisis sanitaria hay una conspiración judeo-masónica o algo similar, lo cuentan en las redes y se quedan tan anchas.

Sin duda alguna, es el momento perfecto para las ideas descabelladas: ¡conspiradores de todo el mundo uniros!, cread disparatadas teorías que siempre alguien se las creerá. Y hablo de teorías más absurdas que la que dicen que el coronavirus es una arma biológica o que está creado por las farmacéuticas para reducir la población o que lo inventó Bill Gates. Hablo de teorías de anticristos; de chips que nos implantan a las personas para controlarnos; de élites maléficas de políticos y megaempresarios que quieren acabar con las buenas personas como tú y como yo. ¡Cómo si no tuvieran mejores (o peores) cosas que hacer!

Pero así funciona el mundo, por lo visto. Mientras unos nos quedamos en casa, ahora con libertad vigilada, y otros se dejan su tiempo y su salud para curar, ayudar a los enfermos y personas vulnerables, los de más allá se encargan de llenar las redes sociales de paparruchadas, que luego, muchas pasan de wasap y en wasap, y así hasta que me llegan a mí. ¡Malditos roedores!

En cualquier caso, volviendo a la pregunta del principio, ya sabemos, Pedro, que tú no eres el anticristo, pero alguien podría pensar que tienes superpoderes cuando dices cosas como “o nosotros o el caos” (sic). Hombre, es como muy mesiánica la frasecita, amén de que hasta ahora mucho orden tampoco es que haya habido…

Abrazos

Nota: y yo que ayer creía que se me estaban acabando las desopilantes ideas sobre el confinamiento.

Curso “Técnicas de comunicación escrita en los negocios”

Curso ComunicaciÓn escritaSe celebrará del 12 al 15 de septiembre. A lo largo de 12 horas, la periodista y escritora Doris Martínez enseñará a los participantes a transmitir adecuadamente el mensaje, con claridad y originalidad, a adquirir técnicas de persuasión y convicción, a desarrollar una gestión impecable de la comunicación escrita, así como a implementar estrategias para mejorar e incrementar las relaciones profesionales.

El curso se destina a profesionales y empresarios que en el desempeño diario de su trabajo utilizan la comunicación escrita, ya bien sea en el envío de correos electrónicos, en la realización de cartas, memorandos o invitaciones. Esta iniciativa formativa también es una gran herramienta de conocimiento para los nuevos emprendedores y para estudiantes, que afrontarán los nuevos retos laborales con un conocimiento que les permitirá diferenciarse de otros profesionales, y añadir un plus de calidad a su trabajo.

Más información en: http://camaratenerife.us2.list-manage.com/track/click?u=1d56c9b727300b4b098cbe7ea&id=17e9a50e03&e=cb15fe71a3