Cuaderno de bitácora del confinamiento (sentimientos)

28 de abril, 2020

Ahora que no podré besarte ni abrazarte ni tocarte aprenderé a escucharte. Sí, me refiero a escuchar de verdad, no a solo a oír, como hacemos normalmente. Y como estaré escuchándote, nada de lo que digas me será indiferente, nada de lo que expreses pasará de largo por mi mente.

Ahora que ya no podré tocarte, aprenderé a decirte que te quiero con la mirada, porque los ojos también hablan y también escuchan. Es más, observaré desde la distancia para que cuando te mire no se me escape ningún requiebro de tu cara ni de tu cuerpo. Y así sabré lo que sientes prestándote mis ojos.

Y como estaré atenta a tus palabras y a tus gestos, podré sonreírte. No importa lo que digas, ni cuál sea tu estado físico, para mí todo será importante, y lo atenderé y haré el esfuerzo de entenderlo. Te sonreiré continuamente, porque si me dejo llevar por el momento tendré ganas de abrazarte, besarte, tocarte… y a lo mejor rompo a llorar.

Ahora que no podré tocarte, te hablaré con calma y serenidad, para que mis palabras lleguen a ti como el rumor del agua en el estanque. Te hablaré desde el corazón siempre, y te diré que, aunque no pueda abrazarte ni besarte ni tan siquiera tomarte de la mano, te quiero igual.

Incluso, te querré más, porque ahora estaré más necesitada que nunca de tus besos, tus abrazos y tus manos, pero para no sentir su ausencia, te escucharé con sabiduría; te miraré sin ausencias y te sonreiré sin apariencias.

Ahora que no podré besarte, abrazarte ni tocarte, ahora que no podré acercarme a ti, recordaré que los sentimientos son invisibles. No podemos pintar el amor, pero si a una mujer enamorada. No podemos describir la solidaridad, pero si a una joven que acompaña a un anciano. No podemos explicar la bondad, pero sí hablar de cómo se comportan las personas que la llevan por bandera. No, los sentimientos no se ven, pero se hacen fuertes en la distancia y en el tiempo.

Ahora no podré besarte ni abrazarte ni tocarte, pero sí puedo escribir cada día dejando el rastro de mi emoción en cada verbo. Ahora puedo llegar a ti con mis palabras, y decirte que eres parte de mi corazón, que es lo más auténtico que tengo, porque no podré tocarte ni abrazarte ni besarte, pero seguiré pudiendo decirte cuánto quisiera poder tocarte, abrazarte y besarte.

Gracias, porque cuando tú me lees yo sigo existiendo.

Nota: imagen del cuadro Ternura de Oswaldo Guayasamín (Ecuador), uno de mis pintores favoritos de todos los tiempos.

Cuaderno de bitácora del confinamiento (día veintitrés)

7 de abril, 2020

En toda esta vuelta al confinamiento en ochenta mundos, me he olvidado de hacer mi pequeño homenaje a mis amigos y compañeros de faena, los periodistas. Por que a fin de cuentas una es lo que es, periodista de la cabeza a los pies (y sin querer, me ha salido un pareado). Y de aquellos barros estos lodos.

Me refiero a que de tanto escribir, ahora no paro, no paro… Pero escribir cada día en este diario improvisado me está salvando de la locura (de hecho, no es la primera vez que la escritura me salva de mí misma). No siempre estoy ingeniosa, ni tengo chascarrillos divertidos que contar, pero que el buen humor no decaiga nunca.

Y volviendo a mis compañeros de los medios, que están haciendo un trabajo extraordinario para lograr que todos estemos bien informados (no se recomienda el exceso de información sobre datos de la Covid-19, por lo que las ruedas de prensa del Gobierno os las podéis saltar, una sí, cuatro no), hoy uno de esos compañeros, Braulio Trujillo de Radio Ecca, me ha entrevistado para hablar de mi blog y otros menesteres. Tengo que decir que esta entrevista ha sido gracias a mi querida amiga de Radio Ecca Olga de Fuentes, a quien también quiero mencionar aquí.

A ellos y a todos los demás compañeros de profesión que, día a día, me ayudan a hacer mejor mi trabajo, mi reconocimiento público.

Os dejo el enlace de la entrevista, por si tenéis curiosidad, toda vez que también he hablado de mis más que queridos seguidores/lectores, pues sin vosotros yo sería como un jardín sin flores: para escuchar la entrevista pincha aquí.

Y hoy finalizo cantando ¡¡¡¡feliz cumpleaños, Itziar!!!!, que hoy cumple taitantos y que lo va a celebrar por todo lo alto… Creo que se va a subir al tejado de su casa para bailar un son cubano con su pareja, Sadiel.

Divertiros, jovenzuelos, que la vida son dos días.

Abrazos, besos y otras candilejas.

Nota: la foto que ilustra esta entrada es de una web que se llama… ¡Marisma Family! ¿Qué os parece?, tengo franquicias por el mundo y yo sin saberlo. Es lo que tienen los confinamientos, que nos llevan a descubrir cosas asombrosas.