No encuentro por ningún lado tus palabras

 

 

 

 

 

 

 

 

No encuentro por ningún lado tus palabras

Que me abran camino hacia tu morada

Que me acompañen en la noche esmaltada

Que me indiquen que no estoy equivocada.

 

No encuentro por ningún lado tus palabras

Sin embargo, me llenas cada día de gestos,

De risas y de silencios que hablan.

 

No encuentro por ningún lado tus palabras

Porque el día que nos conocimos

Sin hablar, todo lo dijimos.

 

No encuentro por ningún lado tus palabras

Porque la esencia del amor es callada

Roza el alma como el viento sobre el agua

Acaricia mi rostro como alas de mariposa

Reposa en mi corazón caprichosa.

 

No encuentro por ningún lado tus palabras

Se esconden cuando las llamo

Se muestran en tu mirada

Se encuentran en  la distancia

Y se juntan con los silencios de tu alma

Para escribir tu verdadera balada.

No encuentro por ningún lado tus palabras.

Anuncios

Sin palabras

edward-hopper-para-sin-palabras¿Cuántas veces María se mira al espejo? Cuatro, cinco, seis… no sabe, pues ya ha perdido la cuenta, ha perdido el control sobre sus propios actos. De hecho, perdió el control hace meses, muchos meses… tal vez no tantos. Siete meses pueden ser demasiados cuando uno es infeliz y un suspiro en la vida cuando estamos dichosos.

Por eso María no sabe si siete meses son muchos o pocos, pues unas veces ha sido la mujer más feliz de la Tierra (así, en mayúscula, pues no nos referimos a la tierra que pisamos, sino a la que habitamos); y otras veces se ha sentido desdichada, muy desdichada. Sigue leyendo